Pesadillas de bolsillo. Little Nightmares 2

Después de 4 años, Bandai Namco lanza la secuela de Little Nightmares, un juego de aventura y suspenso cuya dinámica es plataforma-puzzles. Está hecho para un solo jugador offline.

En esta ocasión, tomaremos el rol de Mono, un niño atrapado en un mundo distorsionado. También reaparece Six, la protagonista del primer título, quien guiará a Mono para poder rescatarla de un trágico destino. Sólo jugaremos como Mono, mientras que a Six la controlará la IA del juego. Nos encontramos con escenarios tenebrosamente familiares. Los controles son sencillos (como en la entrega anterior) y el juego se centra más en recorrer el escenario, escapar de enemigos y resolver pequeños acertijos para poder avanzar en los niveles.

Este juego, como buena secuela, tiene una mayor duración que el anterior y resulta mucho mejor desarrollado, principalmente en el aspecto narrativo. La primera entrega de Little Nightmares, si bien generaba una muy buena atmósfera de terror y hacía usos geniales del suspenso en cada escena, la historia completa resultaba poco asequible para el jugador y las secuencias parecían más bien encimadas que lógicas.

En Little Nightmares 2 se mantiene lo que se hizo bien en el primer título de esta prometedora saga y se mejora la secuencia narrativa global del juego. Los cambios de escenario continúan una historia y justifican los nuevos escenarios que aparecen. En otras palabras, la secuela recupera los aciertos y pule los pequeños detalles que quedaron en el juego anterior.

Si te interesa la historia completa del juego, no dudes en pasarte todo Little Nightmares. No es un juego muy largo, pero es muy entretenido. Ambos títulos cumplen con lo que prometen: una historia inmersiva centrada en el suspenso. Los dos juegos están disponibles para Play Station, Xbox, Nintendo Switch y PC.

little_nightmares
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Gablot

Gablot

Gilberto A. Nava, “Gablot” (México, D.F. 1990). Estudió Letras Hispánicas (FFyL/UNAM). Como poeta es un excelente cuentista. Pambolero por herencia genética y cruzazulino por resignación; fanático de Zelda, entrenador Pokémon por las noches. Pierde la mitad del día jugando MTGA. Ha colaborado en Atómix, Penumbria, Punto en línea, Marabunta y Cuadrivio. También participó en la antología Telescopio (Fractal Editores, 2013). Mantiene el blog "Infernáculo"

Visita su blog y sigue sus redes sociales:

Sigue nuestras redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *