Never Tear Us Apart: Una remembranza al espíritu errante de Michael Hutchence

Hablar sobre Michael Hutchence conlleva el binomio de lo extraordinario y lo polémico, ya que se convirtió en uno de los mejores cantantes de la década de los 80 como líder del grupo australiano INXS, conformado por los tres hermanos Farris, Andrew que era el tecladista, Tim como guitarrista principal y John como baterista, además de Garry Gary Beers en el bajo y Kirk Pengilly en el saxofón y guitarra rítmica.

INXS fue uno de los grupos más innovadores y adelantados de esa década, presentando un sonido bailable y rockero difícil de ignorar al oído, aunado al carisma de Michael Hutchence que podía estar a la altura de la versatilidad de Freddie Mercury, la intensidad de Bono o el humor de Bruce Springsteen.

Michael Hutchence
Michael hutchence. Foto tomada de: Vogue

El origen de la banda se da cuando el tecladista Andrew Farris conoce en el Davidson High School a Michael Hutchence, con quien tiene gustos musicales en común y la inquietud de formar una banda. Ambos harían una de las duplas de composición más interesantes, emulando el éxito de duplas como Lennon-McCartney, Jagger-Richards o Page-Plant. El grupo inicialmente se presentaba como The Farriss Brothers en pequeños bares y teatros, pero a finales de 1979 cambiaron al nombre de INXS (la contracción de “In excess”), título que describe el espíritu errante de Michael Hutchence.

Las primeras presentaciones como INXS empiezan a despertar el interés de las disqueras, siendo Deluxe Records quien les da la oportunidad de editar sus primeros discos, ya que el grupo ganó fama gracias a la capacidad vocal de Hutchence y su personalidad en el escenario.

INXS y la búsqueda de su sonido

En 1980 publican su debut titulado INXS, disco con el que obtienen un rápido ascenso de popularidad y en su primera gira oficial en 1981 llegan a dar 300 conciertos. El sueño de todos los integrantes se estaba realizando y sin poder asimilar lo que estaba pasando, editan ese mismo año su segundo disco Underneath the Colours, con el cual logran una madurez en la composición y terminan por pulir su sello musical, una mezcla entre el rock pop y el new wave.

En poco tiempo ya se habían consagrado en Australia y Nueva Zelanda, pero es en 1982 que su tercer disco Shabooh Shoobah se publica a nivel mundial, conquistando al público estadounidense y británico, mercados difíciles para los grupos australianos en esos años.

Sus canciones paulatinamente se apoderan de las estaciones de radio, gracias al impulso de sus siguientes producciones, The Swing (1984), un disco con un sonido rock muy contundente y delineado con un toque funk y pop. Fue durante la gira de este disco que INXS formó parte de los actos de Live Aid en 1985. En ese mismo año, sale Listen Like Thieves, el cual contiene su primer sencillo que entró al Top 5 de popularidad: What you need.

Parte del éxito de Listen Like Thieves se debe a la participación de Chris Thomas, productor británico que se había involucrado en producciones de The Beatles, Pink Floyd, Elton John, Sex Pistols y Queen, así que su experiencia le permitió a INXS mejorar su impacto mundial.

La consagración mundial con Kick y X.

INXS vivía un buen momento y de acuerdo a declaraciones del grupo, consideraban que su éxito radicaba en la constante interacción con los fans, puesto que ofrecían muchos conciertos y de ahí tomaban inspiración para componer más canciones, por lo que la forma de trabajar de INXS consistía en grabar a lo largo de sus giras para no perder ritmo, enfocarse en la construcción de su sonido y permitirse experimentar con otras propuestas para llegar a nuevas generaciones.

Fue esa fórmula de trabajo lo que permitió la consagración para el grupo australiano, ya que en 1987 se publica su disco más conocido hasta la fecha: Kick. Este disco consiguió la certificación platino en muchos países, vendiendo más de 24 millones de copias a nivel global. Recibió los halagos de los críticos y el público porque logró la destreza de sintetizar todos los sonidos que caracterizaron la década de los 80: rock, funk, soul, dance pop. De inicio a fin lo hacen una producción enérgica y amena al escucha.

Después de una gira extensa y poco tiempo para descansar, INXS trabaja en su séptimo disco, lanzado en 1990 como X, cuyo título alude a los 10 años de existencia del grupo desde la publicación de su álbum debut. De este disco destaca el sencillo «Suicide Blonde», no sólo por el sonido que rescatan del blues gracias a la armónica, sino también por el noviazgo mediático que tuvo Hutchence con la cantante Kylie Minogue, a quien hace alusión en la letra.

Con este disco dejaron atrás los tiempos de ser teloneros de Queen en el estadio de Wembley, a ser ellos mismos los protagonistas en ese mítico estadio en 1991, tal y como queda registrado en su primer disco en vivo, Live Baby Live, esa presentación muestra el punto máximo de INXS.

La estrella que dejó de brillar.

No obstante, INXS recibe mucha presión a raíz del éxito de las giras y los sellos discográficos que distribuían su música a lo largo del mundo, quienes insistían en repetir la fórmula de los hits de Kick y X, para que pudieran continuar su presencia en radio y televisión, pero el grupo decide explorar nuevas ideas.

Para 1992 llega Welcome toWherever You Are, un disco que presenta influencias del grunge, género que estaba en auge, así como elementos de orquesta. Aunque fue considerado como un experimento interesante, tal y como lo hizo U2 con Achtung Baby y Zooropa, no logró llamar la atención de la crítica y el público.

Los miembros deciden descansar de su agitada vida para dedicar tiempo a sus familias y obtener inspiración para su siguiente disco. Con Full Moon, Dirty Hearts, publicado en 1993, tampoco alcanzan un éxito y es cuando el grupo llega a un declive creativo, las tensiones entre los integrantes y por primera vez se rumora de una separación.

Su último disco, lanzado en 1997 como Elegantly Wasted, terminaría siendo el epígrafe de la banda australiana, ya que el grunge y el britpop eran los géneros que se disputaban la popularidad musical, por lo que INXS no logró cautivar a los oídos de nuevas generaciones. La promoción del disco se enfocó más en presentaciones en televisión y festivales europeos, en lo que organizaban las ciudades para un tour mundial.

No obstante, el grupo sólo alcanzó a recorrer Estados Unidos y Canadá, ofreciendo su último concierto el 27 de septiembre de 1997. Dos meses después, Michael Hutchence falleció.

El misterio que rodeó la muerte de Michael Hutchence

Michael Hutchence fue encontrado muerto el 22 de noviembre de 1997 en un hotel de Sídney, conmocionando a todo el mundo de la música. La versión que empezó a circular en la prensa sobre la causa hablaba de un accidente mientras intentaba la estimulación sexual por medio de la autoasfixia. Muchos medios daban por cierta esa noticia ya que la imagen del cantante en los últimos años suscitaba muchos escándalos debido a sus romances o los excesos de su vida de rockstar. Por años esta fue la versión oficial de su muerte, hasta que llegó el documental Mystify: Michael Hutchence en 2019 y se pudo llegar a la verdad sobre este suceso.

En 1992 Hutchence se encontraba de paseo en Copenhague con su novia, la modelo Helena Christensen, quienes habían decidido recorrer las calles en bicicleta y cenar una pizza. Mientras se alistaban para comer, Hutchence dejó la bicicleta en la acera, pero en ese momento un taxista le reclamó a insultos porque no podía pasar, lo cual generó una discusión que subió de tono, siendo Hutchence quien recibiera un fuerte golpe que lo hizo caer de espalda y golpearse en la nuca con el borde de la banqueta.

Hutchence estaba inconsciente y desangrándose por la boca y el oído. Recibió atención médica, pero al despertar, el cantante australiano se mostró desorientado y agresivo, así que los médicos lo dieron de alta creyendo que estaba borracho. Las molestias de la caída perduraron un mes y Hutchence se portaba más violento y renuente a hacerse estudios.

Pero al no cesar el dolor, acepta realizarse una resonancia magnética, detectando daños irreversibles: una fractura en su cráneo y la ruptura de nervios vitales, que a la postre le provocaría la pérdida tanto del olfato como del gusto. Debido a la magnitud de este problema, Hutchence decidió ocultar el suceso de Copenhague a sus compañeros y familiares, insistiendo a Helena Christensen que jamás dijera algo al respecto. Las secuelas en su vida cotidiana se veían reflejados en los constantes mareos, agitación, pérdida de memoria y sobre todo, cambios de humor.

Este último hecho es algo que evocan todos los que convivieron con él posterior al accidente, ya que no entendían por qué ese cambio tan brusco en su forma de ser. Muchos lo acreditaban a la presión de las giras y las disqueras, ya que sus discos habían bajado en ventas y sus sencillos ya no figuraban en las listas de popularidad.

La humillación de Noel Gallagher

Otro aspecto que influyó en su vida y se ahonda en el documental Mystify, es la repercusión que tuvo una declaración de Noel Gallagher en una entrega de los Brit Awards de 1996, ya que Michael Hutchence presentó la categoría a Mejor Vídeo, en la cual resultó ganador Oasis con su sencillo Wonderwall. Al subir los miembros a recibir su premio, Noel Gallagher comentó: “Los que pasaron de moda no deberían entregarle premios a los que somos el futuro.” Ese comentario fue tan devastador para Hutchence y pese a que en algunas entrevistas comentaba que no había que darle importancia, en el fondo nunca pudo recuperarse de esas palabras.

El fin inevitable para Hutchence

Lo que terminó por sellar su desenlace fueron todos los problemas que le trajo su relación con la periodista Paula Yates, quien en ese momento se estaba divorciando de Bob Geldof (el organizador de Live Aid), situación que se tornó incomoda y le trajo a Hutchence difamaciones de los medios.

Harto de las secuelas de su accidente y la depresión en la que se encontraba, aquel 22 de noviembre de 1997 decide suicidarse en una habitación del hotel Ritz-Carlton. Se cree que el rumor de su muerte por la autoasfixia surge con la intención de desprestigiar a Hutchence, ya que al estar Geldof y Yates en una extensa disputa legal por la custodia de sus hijos, esa percepción tomó peso en los medios británicos, que es donde residía el cantante.

funeral Michael Hutchence
Funeral de Michael Hutchence. Foto: BBC

No obstante, detrás de la fama o el aura de sex symbol, Michael Hutchence era una persona sencilla, tímida, bromista y hogareña. Alguien que se comprometió con su música y trabajó arduamente para encontrar un estilo que pusiera a Australia en lo más alto. Sin importar el transcurrir del tiempo y del cambio en los gustos musicales de la actualidad, INXS todavía conserva un discreto pero fiel séquito de admiradores, quienes encuentran en sus letras y música una propuesta agradable, un sonido que influenció directamente a grupos como Maroon 5 o The 1975, y otros como The Killers o Coldplay han tomado a INXS como modelo para cautivar a multitudes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Alberto González

Username: Alberto González

Es Maestro en Pedagogía de la FFyL (UNAM), dedicándose a la docencia e investigación de modelos educativos. Le atraen temas como la filosofía, la literatura iberoamericana, las narrativas sonoras y el cine. Desde que asistió a su primer concierto de rock a los 13 años se ha declarado melómano de vocación, por lo que se ha vuelto una de sus adicciones junto al café, el chocolate, caminar por las calles que no tienen nombre y disfrutar del silencio de la luna. Insoportablemente interesado en reflexionar sobre el impacto de la música en la vida cotidiana. El sarcasmo y el misterio son sus mantras.

Sigue nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *