Francisco Tario: un pasaje por las letras mexicanas

Entre sus cientos de obras magistrales, las letras mexicanas guardan una muy poco conocida, la de un autor no tan paradigmático: me refiero a Francisco Peláez, también conocido por su seudónimo «Francisco Tario», quien en los años 40 rompió con los esquemas de la literatura mexicana, pues no se adscribió a ninguna corriente existente, pese a ser amigo de varios autores como Octavio Paz (su vecino), con quien tenía tertulias en las que hablaban por horas de sus grandes obras y dotes; incluso, se dice que gracias a Octavio Paz se conserva la voz de Tario en algunos cuentos.

Tario asistía a las fiestas organizadas en casa de Paz, acompañado de su hermosa y brillante esposa Carmen. Posiblemente a ella se debe que sus libros sean de tan aguda redacción, ya que fungía como su editora y censora.

Sus obras, que son muy pocas, guardan una genialidad que en ese momento no se apreciaba. Tuvo muchos buenos libros como Aquí abajo, Una violeta de más, Acapulco en el sueño, con fotos de Lola Álvarez Bravo; pero entre todos éstos, el más destacado es La noche, editado por La antigua librería Robledo, el 24 de diciembre de 1942.

Características físicas de La noche

Edición: Primera

Año: 24 de diciembre de 1942

Número de folio: 6985

Copyright: José Porrúa e hijos (1943)

Editado en: Talleres Cvltvra

Editorial: Antigua Librería Robledo

Estructura narrativa

En su primera edición este libro contaba con 15 cuentos; mientras que en la de Atalanta se anexan dos cuentos más, con el maravilloso prólogo de Alejandro Toledo (edición estupenda).

Los cuentos de Francisco Tario hablan de lo marginal, de aquellas voces que no escuchamos, de aquellas voces que susurran, de los seres más insospechados e inimaginables; les dio voz a animales, objetos, fantasmas, locos. Sus cuentos, entre otros temas, tratan de la humanidad, de cómo nos perciben esos objetos, cómo nos miran, cómo nos juzgan, cómo de alguna manera intentan comprendernos.

En el cuento “La noche del traje gris”, por ejemplo, el traje de un millonario se ve con la única función de servir a su amo, mientras los otros trajes de repente empiezan a ser malos, por lo que se van. El traje gris, después de haber estado tan orgulloso de haber sido un buen traje, se marcha de su hogar y empieza a vagabundear por las calles. Cuál habrá sido el asombro de los transeúntes al ver un traje caminar en la calle; la gente se asusta, se desmaya y empieza a entrar en pánico. El traje entiende que no puede estar así, entonces encuentra a su primera víctima, la mata y la usa de titiritero. Se va y juzga al mundo, pues no entiende por qué los hombres son así, en esa frase lapidaria que dice: “Cuánta ruina en la vida de los hombres”. En su andar, el traje va por unas prostitutas, entonces, ve los vestidos que son tan bellos y sucumbe ante “las más bajas pasiones del hombre”, pues hace que las prostitutas se los quiten, en cuanto lo hacen, el traje se lleva los vestidos, ellos ceden asustados. Más tarde, traje y vestidos se suicidan.

La narración habla mucho de la forma de pensar de este autor, de toda su atmósfera, de su aparente sencillez, pues nunca pretendió ser un autor de gran renombre, no le gustaban las entrevistas, trató de alejarse de todos estos cánones y de los reflectores; incluso es raro ver una firma de Tario, lo que ha provocado que sean bastante cotizadas. No era un escritor para los demás, escribía para sí mismo, repensaba sus ideas hasta poder sacar una conclusión de todo. Esta esencia está inmersa en todos sus libros.

La noche espeluznante: “La noche de la gallina”

Otro de sus cuentos más conocidos, considerado literatura de terror, es “La noche de la gallina”. La gallina, en un inicio, trata de entender a los humanos, incluso trata de convencer a las otras gallinas de que ellos son buenos porque cuidan y alimentan a los animales. Es grande su sorpresa cuando llega el día en que debe ser sacrificada, algo aparentemente normal para nosotros, pero ella lo aborrece pese a su admiración por la especie humana. Al saberse condenada, trata de escapar y de convencer a los humanos de que es una buena gallina, de que no merece ese destino; sin embargo, sabe que no habrá marcha atrás, que su destino es ser comida, por lo que cambia de parecer, come unas hierbas venenosas y es sacrificada.

Para Francisco Tario, los animales tienen pensamientos propios, pensamientos que ni siquiera consideraríamos. Me parece muy acertado, porque quizá si el hombre estuviera en el lugar de un objeto u animal, tendría esa percepción de él mismo; sin embargo, los animales luchan por sobrevivir y mantener su vida.

Otros cuentos interesantes son “Mi noche”, en el que el autor parece reproducir los pensamientos de un loco; y “La noche de los genios raros”, en el cual se ve un intento de innovar dentro de lo ya establecido.

#ElogioATario

“La noche del perro” es un cuento que siempre recomiendo, no conozco a alguien a quien no se le haga un nudo en la garganta o que no termine llorando con esta historia desgarradora, es simplemente impresionante. El perro es la mascota de un poeta y es retratado como el mejor amigo del hombre pues, a pesar de que el animal es maltratado, éste trata de comprender. El dueño, ante el hecho de ver de cerca la muerte a causa de una enfermedad que lo tiene postrado en la cama, es acompañado por el perro, él reconoce haber sido maltratado, pero sabe que debe permanecer a su lado a pesar de todo. El final no sorprende demasiado.

Los cuentos de Tario se caracterizan por lo que nosotros ignoramos o damos por entendido, son impresionantes, son algo que la literatura mexicana necesitaba y de momento no he visto algo parecido. Aunque existen obras trascendentales como Pedro Páramo, no se parecen en estilo, temática o estructura, pues Francisco Tario dejó una huella imborrable, al menos desde la perspectiva de este coleccionista. Es uno de los autores que necesitamos leer para reflexionar.

 

Portada de la edición de Atalanta

Francisco Tario: El hombre

Trató de tener una vida tranquila. Fue dueño del primer cine de Acapulco (tuvo 3 en total). Se dice que se fue a España, perseguido por la mafia, justamente por conflictos con estas propiedades, que reflejaban su pasión por el cine y la fotografía.

La historia de la literatura está incompleta sin mencionar la aguda voz de un autor como Francisco Tario, sin su crítica a la sociedad de la época, al privilegio del ser humano, pero en especial por su cuestionamiento de la realidad social a través de su ficción. Si bien La noche no es un libro “imprescindible”, leerlo hará que tu concepción de la narrativa mexicana cambie radicalmente.

Manuel Aengus

Username: Manuel Aengus

Coleccionista y librero anticuario, amante del libro viejo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Sigue nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *